Buried (Enterrado) 10 nominaciones a los Goya.

“Aun tengo el corazón en un puño, la sangre helada. Siento ansiedad,  necesidad de respirar. Anoche fui a ver “Buried” (Enterrado). Más que por ver una película, fui porque quería saciar mi curiosidad, saber cómo se escribe un guión que, según decían por ahí, funcionaba a la perfección a pesar de  desarrollarse en su totalidad en un ataúd como única localización. Quería comprobarlo con mis propios ojos.

Mientras esperaba en mi butaca a que empezara la película, empecé a pensar en que ya antes se habían utilizado espacios mínimos para contarnos historias con algún punto en común. Recordé la sensación de claustrofobia y pánico que Edgar A. Poe relataba en “El Entierro Prematuro” . Leí esa narración antes de llegar a la adolescencia y quedé petrificada, traumatizada durante meses. Muchas noches me despertaba con miedo de incorporarme en la cama y golpearme la cabeza con la tapadera de mi ataúd. Y también se me vinieron a la cabeza películas como:  “La Cabina”,  “Última Llamada”,  “El gran carnaval

  “Kill Bill Vol2

Aunque, claro,  en todas ellas teniamos exterior y/o el encierro no era durante toda la película; no resultaban tan traumáticas para el espectador. Y, cómo no, recordé:   “The Alfred Hitchcock Hour” el capítulo:  “Final Escape”

Inolvidable, e inevitable preguntarse al final del capítulo “¿Y ahora qué?, ¿Qué le pasa, ¿Cómo llega a morirse? ¡Qué soledad! ¡Qué terror! ¡Qué miedo saber que estás tú solo y la muerte! Terrible, ¿Eh?  Así es que, mientras esperaba a que se apagaran las luces de la sala, pensaba “¿Qué tendrá ésta de especial?” “¿Será tanto como dicen?” “Seguro que me decepciona. No es bueno llegar a ver una película con tan altas expectativas. “Menos mal que solo vengo por curiosidad del guión”

Y  la sala se quedó a oscuras, la pantalla en negro, y empezaron los primeros instantes de “Buried”. Y de ahí, hasta ahora, la película todavía dura.

La película de Rodrigo Cortés empieza donde termina el capitulo de Hitchcock. Allí donde empiezan mis preguntas. Toda esa angustia que yo había imaginado que debía sufrir el personaje que se quedaba  enterrado una vez terminado el capítulo de “La hora de Alfred Hitchcock” ,   Cortés la describe en imágenes como nadie.

Y no tengo mucho más que decir sobre “Buried”. Hay demasiadas críticas, demasiados análisis y todos muy buenos.

Solo diré un par de cosas relacionadas con emociones.

Hacía mucho tiempo que no me acercaba tanto a un personaje, que no empatizaba tanto con el protagonista de una historia como lo he hecho con Paul Conroy. Han transcurrido mas de 24 horas y no he pasado ni una de ellas sin recordar con mucha amargura su situación.

-A partir de aquí, hay spoilers-

“Buried” no es solo la película que vi ayer. Es todo lo que he sentido después.  Detalles que, conforme pasan las horas, van creando una  tela de araña. Imaginar la vida de un tipo cualquiera que se va a Iraq porque necesita pasta; a su mujer recibiendo la llamada de algún energúmeno que le dice  que finalmente a su marido no le han encontrado. Buf! recordar esa llamada entre él y ella; esa llamada  que los ha tenido tan cerca y a la vez tan lejos; ella intentando llamarle una y otra vez y ya no obtener respuesta;  la madre de Paul sin enterarse de nada; las noticias dadas con cuentagotas por los medios de comunicación,  la desinformación, la hipocresía, las cortinas de humo, todo lo que se queda enterrado y que nunca sale a la luz. Un montón de cosas y sobre todas ellas: El último minuto de la película. El peor minuto de todos los minutos. Y Paul, el personaje tratado  de principio a fin de la forma más despiadada  y cruel en toda la historia del cine mundial. Desde que acabó la película hasta ahora mismo, la amarga sensación de dejar a Paul allí solo no se me va de la cabeza porque he compartido con él la angustia de sus últimas horas de  vida. Pasan los créditos y espero con ansiedad un giro milagroso que me deje salir feliz, tranquila de esa caja en la que se ha convertido la sala de cine. Pero no es así ¡Menos mal! Porque si Paul se hubiera salvado, para mi  la película se habría quedado a medias. Le faltaría todo lo que está pasando por mi cabeza desde ayer hasta hoy. Salgo de la sala y lo dejo allí enterrado. La tapadera del ataúd llena de notas inútiles, el teléfono sin batería, las linternas, el bolígrafo…Sé lo que ha pasado dentro del ataúd.

En mi opinión,  “Buried” es altamente recomendable. De lo mejor que he visto en muchos años. Y le sumo además que es una película española. Espero y deseo que se coma el mundo.

En el próximo capítulo hablaremos del guionista.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Películas y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Buried (Enterrado) 10 nominaciones a los Goya.

  1. Sara dijo:

    No lo he terminado de leer, aun no la he visto. Pero estoy deseando!! ya pasaré a comentar.

  2. manu dijo:

    Es genial la película, unas de las pocas españolas que valen la pena! Muy buena crítica.

  3. lupe dijo:

    Lástima… pero no podré ir a verla, me ahogo con los espacios cerrados, literalmente me ahogo. Por cierto yo a tus enlaces añadiría un fragmento del capítulo de CSI las Vegas que dirigió Quentin Tarantino, el pobre Nick pasa las de Caín. Aquí te dejo el enlace por si gustas verlo:

  4. lupe dijo:

    Le pasa lo que a tí cuando eras pequeña y temías despertarte dandote un mamporrazo en la cabeza con tu propio ataud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s