The Duelling Cavalier

Singin’ in the rain, 1952

Guión: Betty Comden y Adolph Green

Director: Stanley Donen y Gene Kelly

El musical es un género cinematográfico que se caracteriza por incluir números de música y/o canto y/o baile en mitad o en cualquier momento del desarrollo de una pelicula.

En un principio, eran números  sin conexión con la historia, casi, para dar un respiro, pero después, cuando las productoras vieron que el público se acostumbraba a esas cancioncillas y bailes, y que además, disfrutaba con esa “innovación” , los números se mejoraron notablemente  llegandose a utilizar para  el desarrollo de la narración y como parte importante de la misma.

Singin’ in the Rain” es el músical por excelencia. Y además,  trata  el cine dentro del cine, que es algo que a mi personalmente me encanta. Una estupenda lección de historia que nos cuenta deliciosamente el paso  al sonoro y lo que supuso para las estrellas del mudo ponerse a hablar ante la cámara.

¿Y para los espectadores? ¡Buf, menudo impacto tuvo que ser para los espectadores escuchar hablar a sus actores! ¡Ya que se habían acostumbrado a eso del cine…!

Menos mal que el espectador se acostumbra rápido a “casi” todo (mirad, en dos días nos estamos haciendo al 3-D, aunque no tanto a las gafas, que son muy incomodas o al menos eso comentaba mi cuerpo de guionista patética. Sería de agradecer una mejora en las gafas ¡ya! lo exijo. Con lo caro que es el 3-D menester sería que nos dieran unas gafas bien higienizadas, pulcras y más COMODAS, por favor).

A lo que iba, me puedo imaginar a aquellos espectadores de las primeras proyecciones sonoras:

Primera fila de butacas. Espectadores expectantes. La actriz principal entra. Lánguida, caidita de ojos,  eteréa,… tan delicada, ella. Y de pronto: Zas!!! abre la boca y su voz es… ah!! peor que terrible! Los espectadores de la primera fila  clavados en la butaca. Ojos como platos. Mandíbula desencajada:  “Oh my godness!!”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Películas, Un poco de historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a The Duelling Cavalier

  1. lupe dijo:

    Me gustan los musicales, pero fantasma… he pecado de palabra y omisión, de palabra porque prometí ver cantando bajo la lluvia y no lo cumplí y de omisión (obviamente) porque no la he visto, me voy a redimir, este finde le pediré a mi hermana que me la deje y la veré ¡¡lo prometo!!

  2. Vicente dijo:

    Totalmente de acuerdo. Los musicales surgieron del abuso del nuevo invento, el sonoro, al igual que hoy nos viene una avalancha de tres dimensiones. ¿Es necesario ver a Torrente en 3D?

    • Bueno, Vicente, necesario, necesario…ya se sabe. No hay nada necesario en esto del cine. Se trata en la mayoría de los casos de hacer caja! el negocio es el negocio que dicen. Yo desde luego considero un inconveniente lo de las gafas. Me resultan muy incomodas. De modo que muchas ganas tengo que tener de ver una película si accedo a pasar a una en 3-d!!!!

  3. Lupe!! no debes dejar de verla. Si te gusta el musical o no. Te va a encantar. Es de mis favoritas, por eso se la recomiendo a todo el mundo.

  4. El increible Hulk dijo:

    Una obra maestra, cualquier momento es bueno para verla.

  5. La princesa prometida dijo:

    ¡Es fantástica, fantastica! todos hemos querido bailar alrededor de una farola en nuestra vida… ¿qué película puede conseguir eso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s